Cómo elegir las mejores cremas anticelulíticas

por | junio 18, 2020

La celulitis, es una infección bastante seria y recurrente dentro de la sociedad. Es una bacteria común, que dota a la piel de un tono rojo e inflamado. Acostumbra a ser dolorosa y caliente una vez se entra en contacto.

Es la celulitis una enfermedad que puede afectar muchas zonas del cuerpo, pero acostumbra a verse en la parte baja de las piernas. Las bacterias consiguen alojarse en zonas específicas, consiguiendo entrada por medio de roturas o fisuras cutáneas. Sin un tratamiento médico rápido, la celulitis puede poner en riesgo la vida, llegando a corromper al torrente sanguíneo, casi en su totalidad.

Entre los síntomas, despunta con relevancia la expansión de una zona roja inicial, por la infección que se propaga, eliminando a las diferentes células. La hinchazón también es parte del proceso, y es algo que en su forma más grave, puede entorpecer de gravedad la circulación de la sangre. Hay mucha sensibilidad y dolor al contacto, por lo que es muy complicado la convivencia y el uso de ciertas vestimentas cuando se tiene celulitis.

Hay una sensación de calor constante, y las fiebres son recurrentes, ya que la celulitis calienta al cuerpo sobremanera. Se crean de las zonas afectadas, ampollas y manchas rojas. Toda la suma de síntomas, se resumen en lo que llaman vulgarmente piel de naranja.

Factores de riesgo y consideraciones a la hora de comprar las cremas anticelulíticas

Los factores de riesgo para que puedas contraer celulitis, son muy variados como comunes en el día a día. Las lesiones, son contraproducentes, y son de riesgo porque generan aperturas por heridas en la piel, que son las entradas para las bacterias, que se adueñan de las células subcutáneas.

Un sistema inmune débil, es otro de los factores que juegan en contra, ya que una persona con VIH o Leucemia, está condenada con más probabilidades a contraer la celulitis. Muchas enfermedades de la piel como herpes o pie de atleta, son comunes y crean fisuras que terminan generando entradas para las bacterias.

Finalmente, la hinchazón crónica y la obesidad, son cuestiones que hacen a las personas más propensas a padecer la enfermedad en cuestión.

mejores cremas anticelulíticas

Ha llegado el momento, de tomar en consideración a las cremas anticelulíticas, como una herramienta comprobada para combatir la enfermedad. Es importante aseverar, que las cremas de esta naturaleza no erradicarán enfermedad de tal gravedad y riesgo, si no se usa de forma constante y responsable en sus medidas. Ahora, comencemos a conocer este tipo de cremas.

Cremas reductoras y naturales, entre las mejores cremas anticelulíticas del mercado

Estas cremas, acostumbran a usarse con mucha eficiencia si se trata de zonas muy específicas, y pueden darse un uso unisex. La laminaria, la garcinia y la cafeína hacen a estos tipos de cremas tan eficientes.

La naturaleza y la constancia al uso, reducen la celulitis progresivamente. Se queman con estas cremas, diversos nódulos de grasa localizados, además de activar el metabolismo celular. El extracto de hiedra es otro complemento natural importante, en cremas anticelulíticas que además reafirman la piel.

Es importante esto último, porque mientras la piel se vaya desinflamando, puede quedar con cierta flacidez. Son cremas de texturas ligeras y sedosas, que más allá de su calidad, no es recomendable por la presencia de cafeína para mujeres que estén embarazadas.

Los “packs” de triple acción: Mejores cremas anticelulíticas, por etapas

Este apartado se dedica a cremas particulares, que guardan las diferentes etapas de un proceso que cura la celulitis, en diferentes recipientes. Es considerado muy efectivo, por la alta concentración en cada fase del tratamiento. Lo primero, es un gel para la exfoliación, que sirve para depurar y hacerse cargo de las células muertas, favoreciendo una oxigenación de la piel hinchada y dolorida.

cremas anticelulíticas

Luego, se aplica un gel termoactivo, que produce una fase de calor para estimular el metabolismo celular, así se remplazan células muertas que fueron alcanzadas por bacterias, por células nuevas y fuertes que encaren la infección, además de disolver nódulos de la grasa. Finalmente, se consigna la criolipólisis al gel frío, que destruye las células de grasa más débiles, dejando paso a la grasa más sana de la capa profunda.

Esto último, es esencial para que se mejore la circulación sanguínea. Es sumamente normal que usando la crema se generen sensaciones de ardor o picor. Tener paciencia es fundamental, pues pasados 30 minutos, las malas sensaciones desaparecen.

La termogénesis: cualidad fundamental de algunas de las mejores cremas anticelulíticas

Estas cremas, son las que pueden quemar grasas a niveles localizados. Son como en la primera mención, de carácter reductor. Ese es el efecto clave de una crema termogénica: atacar grasa que no sirve, o es débil. Ingredientes naturales como el limón, favorecen una vasoventilación, para que la circulación en los vasos sanguíneos sea mucho más amena.

Es recomendable usar esta crema en piel limpia, y después de la ducha, favoreciendo de esta forma la absorción. Masajea la zona afectada de forma circular, para que empiece el principio activo y la efectividad del proceso sea máxima.

Algunos ingredientes a considerar, para cuando vayas en busca de una crema anticelulítica

  • Respecto a la circulación: Algas marinas, castaños de india, ciprés, salvia, ginko biloba, vitamina E, naranja amarga, ruscus aculeatus, pilosela, pensamiento.
  • Con el fin de activar adipocitos: extracto de sauce, carnitina, extractos de té verde, extracto de guaraná, teobromina, forksolina.
  • Para regenerar y activar, el tejido conjuntivo: Vitamina A, Mn, Cu, Zn, cola de caballo y centella asiática.

El gel nocturno: una presentación diferente y efectiva de las cremas anticelulíticas

Por ser un gel en principio, es una mezcla que se puede usar en cualquier tipo de piel, y a cualquier edad. Tiene una composición orgánica, y lleva ingredientes naturales destacados como hiedra, guaranina y fucus. Todos los ingredientes sumados, se consolidan para un efecto termogénico y lipolítico.

En las noches, es preferible el uso del gel, ya que ante la ausencia del sol, los efectos son más duraderos. No está diseñada la crema para estar bajo el sol, pues puede terminar siendo fotosensible, generando irritabilidad en quién se la aplique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *